10 formas de motivar a tus empleados

Una buena remuneración no es suficiente. Está claro que un sueldo justo es apreciado por cualquier empleado, pero no lo es todo para que tu empleado se sienta motivado y de lo mejor de si. Se deben considerar muchas otras variables que influyen en el estado animico del trabajador y que se reflejan en la productividad. Tenerlos en cuenta es la base para contar con un equipo de trabajo eficiente y altamente motivado.

1. Cada uno en su puesto correcto

Un empleado con poca preparación no debe ocupar puestos clave, así como alguien muy preparado no debe desempenar tareas simples. Premiar la iniciativa y el desempeno es vital para subir la moral del equipo. A nadie le gusta recibir ordenes de un incompentente.

2. Proporciona a tus empleados las herramientas idóneas para su trabajo

Equipos de computo de ultima generacion, entrenamiento. Como lider no puedes subestimar la capacitacion y la actualziacion, tanto en herramientas como en conocimiento. aplica este consejo y tus empleados rendiran al maximo
3. Diles qué esperas de ellos

Dsde que firman contrato y periodicamente es importante reunirse con cada integrante del equipo y establecer las metas de rendimiento que esperas de el. Deja claro cuales son los resultados que esperas. Cada empleado debe tener muy claro cual es su papel en la organización.
4. Motivalos destacando su desempeño

Una felicitación ayuda mucho a motivar a tus empleados. Ayuda a subir los ánimos ya crear un ambiente laboral mas sano. Todos necesitamos una palmadita en la espalda de vez en cuando.

5. Trátalos con respeto

Un empleado feliz que se siente valorado desempeña mejor su trabajo. Reúnete con tus trabajadores frecuentemente, asegúrate de que se sienten motivados con lo que hacen. Establece una política de “puerta abierta” para que se sientan cómodos para a hablar contigo en cualquier momento.

6. Dales autonomía

No es necesario controlar cada aspecto de la empresa por minimo que sea. Dales ciertas libertades a tus empleados. Diles qué es lo que deben hacer y ¡deja que lo hagan! Pedirles reportes diarios o tener reuniones a cada rato reducirá drásticamente sus ganas de trabajar.
7. ¡Que no todo sea trabajo!

La productividad es importante, pero pensar únicamente en trabajo y considerar que todo lo demás son “distracciones” generará un ambiente laboral tenso y poco disfrutable. De vez en vez, organiza actividades recreativas que les permitan alejar la mente del trabajo y fortalecer los vínculos en el equipo. ¿Qué tal un torneo de ping-pong? ¿Una carrera? ¿Una salida a algún restaurante? Por favor: trata a tus empleados como seres humanos y no como un número.

8. Dales oportunidades de crecimiento

Ademas del salakrio y del respoeto, los trabajadores deben saber que tienen oportunidades de ascender. Todo empleado busca el crecimiento profesional. Ofréceles la oportunidad de desarrollar sus habilidades así como de aprender cosas nuevas, ya sea que se relacionen o no directamente con su área. Ofrece a tus trabajadores la posibilidad de convertirse en empleados valiosos para la organización.

9. Permíteles tener horarios flexibles

Si confías en su capacidad de organización, dales la oportunidad de que manejen su horario para acomodarse a sus necesidades personales. Esto, así como la posibilidad de trabajar desde casa, se traducirá en una mayor eficiencia así como en una alta motivación.

10. Respeta su tiempo
Nada puede ser más frustrante que sentir que tu tiempo no es valorado. ¿Te imaginas cómo haces sentir a tus empleados si llegas tarde a las juntas, las cambias de hora cinco veces o les pides que se queden tarde para completar una tarea –que bien puede esperar al siguiente día–? Respeta sus horarios, así como tú esperarías que respeten los tuyos.